El blanqueamiento de dientes no vitales emplea una técnica de blanqueamiento
interno en la que se introduce el producto blanqueador dentro del diente.
En estos casos las técnicas blanqueadoras tradicionales no harán el efecto
deseado y habrá que realizar un blanqueamiento dental interno.
En algunas ocasiones el oscurecimiento de una pieza dental se debe a que la
parte interna del diente en la que ha sufrido un cambio de color por algún
tratamiento previo. En particular, cuando se ha realizado un tratamiento de
conducto con el paso del tiempo la zona interna del diente se va oscureciendo.
Contraindicaciones para el blanqueamiento de dientes no vitales:

  • Dientes extensamente restaurados, con silicatos, acrílicos o resinas,
    pueden no tener suficiente esmalte para responder al tratamiento.
  • Fisuras e hipoplasia o esmalte severamente dañado.
  • Decoloración por sales metálicas, particularmente amalgama de plata.